Delegación de Pastoral vocacional


Diócesis de TUI-VIGO

Respuestas a preguntas actuales

 

Respuestas a preguntas actuales
¿Que tiene que ver Dios con la felicidad?
¿Por qué si Dios está en todas partes hay que ir a misa los domingos?
¿Por qué tengo que ir a confesarme con un cura si Dios no necesita intermediarios?
¿Para qué pedir ayuda a Dios si las cosas me siguen yendo mal?
Comulgue estando en pecado, ¿Qué hago?
¿Por qué no puedo tener relaciones con alguien sin estar casad@?
¿Por qué si tengo un problema grave debo recurrir a un cura y no a un amigo?
Si Dios hizo el domingo para descansar ¿Por qué eligió ese día para ir a misa?
¿Por qué las personas que son más malas que yo, son más felices?
Estoy enfermo ¿Por qué Dios me castiga?
Tal y como va el mundo (guerra, hambre, miseria) ¿Qué hace Dios? y ¿La iglesia?
He pasado toda mi vida cumpliendo lo que me ha mandado Dios, rezar, ir a misa… ¿Por qué cada vez voy a peor?
Dios nos dio la libertad de elegir, porque sólo seremos felices si elegimos el camino que el quiere para nosotros, se contradice.
¿Por qué existe el diablo y el mal?
¿Por qué Dios no habla con los hombres?
Tengo un amigo que es ateo, vive mejor que yo y no tiene que ir a misa.
¿Existe la brujería y la magia negra?
Realmente se puede ver el futuro.
¿Qué es un amuleto?
Existe la magia blanca.
¿Por qué los curas hacen voto de castidad?
¿Sólo por creer en Dios salvas tu alma?
¿El diablo puede entrar en una iglesia?
Soy fe@ y gord@, ¿Por qué Dios me ha castigado con esta desgracia?
No tengo novi@ y se lo pido a Dios pero no me oye.
¿Qué es la huija?
 ¿Qué significa ser Gay? 
¿Por qué las personas calumnian a los sacerdotes?
 ¿Por qué en la Iglesia existe una Jerarquía cuando los 12 apóstoles eran iguales entre sí?.
¿Yo creo, pero ante las dificultades de la vida, por qué Dios no me ayuda?
¿Se puede equivocar la Iglesia?
 
Déjanos tus preguntas
 
 

Diablo: Dios no tiene que ver, véndeme tu alma y ya verás.

Ángel:  Primero hay que diferenciar PLACER, de felicidad. Decía Sócrates: “ Un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto ni a otro hombre ni a un dios, es insociable y cierra la puerta a la amistad.”

         Por lo tanto: “hay que vivir de acuerdo con un principio armonioso y único, porque las almas desgarradas son desgraciadas”, como enseñaba Zenón Citio y, tras él, los estoicos.

         La virtud le da sosiego al hombre, le confiere unidad interior y le permite dar lo mejor de sí mismo. Y si uno busca la Virtud, lo bueno, lo bello y lo sabio, busca y vive en Dios, es por tanto cuando vive Feliz.

Diablo: Porqué sino los curas se morirían de hambre.

Ángel:

    PRIMERO: “La Iglesia por una tradición apostólica que trae su origen del mismo día de la Resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, es el día que es llamado con razón “día del Señor” o domingo. En este día, los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la Palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los hizo renacer a la viva esperanza  por la Resurrección de Jesucristo entre los muertos (1Pet 1,3)”. (Sacrosanctum Concilium, n. 106).

     SEGUNDO.: Dios está en todas partes pero realmente presente, en cuerpo, alma y divinidad sólo en la Eucaristía, y esta se guarda en el Sagrario( “casa de Dios en la tierra”).

Diablo: Dios te perdona en el mismo instante en que se lo pidas, no necesita a los curas.

Ángel:

        Falso. Dios sí ha querido tener intermediarios; así lo hizo en el A.T.(Antiguo Testamento)  y así lo quiso para la nueva Alianza N.T. (Nuevo Testamento). El ha querido que los sacramentos fuesen administrados por unas personas que el ha escogido y que sigue eligiendo hasta el final de los tiempos.

         Ha sido Dios quien ha querido que fuese de esta forma, sobre todo para que se nos aconsejara, nos diesen el remedio a nuestra enfermedad (el pecado) y también para que luchemos, ya que ha todos nos cuesta pedir perdón (humildad). Si obrásemos igualmente en lo humano, nadie pediría perdón, pues todos tenemos buen corazón y al final perdonamos, ¿Para qué, entonces tienen que pedirnos perdón?. Pues porque somos nosotros los que tenemos que decir: te perdono. En la confesión es Cristo (no lo olvidemos) quien dice: “Te perdono y nunca más me  acordaré de lo que has hecho”.

Diablo: Porqué Dios no hace nada por ti, olvídate de él.

Ángel: Por que, el pedir ayuda a una persona no significa que pueda ayudarnos, que  problema se tenga que solucionar al instante y sobre todo que sea conveniente ayudarnos.

         a)    Mucho del dolor humano es producido por el egoísmo y el pecado de muchos hombres, de ahí que sea difícil que Dios pueda ayudarnos; pues eso significaría terminar con el mal en el mundo, es decir, con la Libertad del hombre para poder escoger este  camino. Por eso la única forma es que los hombres desechen el mal para que sus semejantes no sufran.

         b)     Si un hijo se porta mal con  sus padres, estos le aconsejan que cambie  y le ayudan, pero este no hace nada, que tendrán que hacer cuando un día, este joven roba a sus padres el coche, conduce borracho en sentido contrario y borracho en sentido contrario y se estrella con un coche causando muertos. ¿Deben sus padres pagar la fianza para que no vaya a la cárcel? ¿o deben dejar que el joven sepa lo que significa actuar inconscientemente?. Dios es nuestro Padre pero también necesita, muchas veces enseñarnos, con el dolor, la penitencia y la vida. El daría su vida, por nosotros - ya lo ha hecho, a través de su hijo Jesucristo -, somos nosotros los que tenemos que sacar las conclusiones del mal en el mundo, de mi dolor y del dolor de los demás.

Diablo: Nada, déjalo pasar, Dios perdona todo.

Ángel: Si yo he comulgado es por que tengo fe, por lo tanto sé que estoy recibiendo el cuerpo y la sangre de Cristo, así pues, también sé,  que debo hacerlo en estado de Gracia (sin pecado), de lo contrario cometeré un sacrilegio (Ofensa muy grave a Dios). Para que me sea perdonado dicho pecado debo confesarme cuanto antes y pedir perdón por el mal que he hecho y jamás volver hacerlo.

Diablo: Pero que dices, disfruta.

Ángel: Esta pregunta sería muy extensa para contestar aquí, pero sí decir, siendo sinceros, que cuando uno tiene relaciones con alguien sin estar casados no es por que ame a esa persona, sino por pasar el rato y por egoísmo personal.

         Cuando se reduce la sexualidad a lo corporal, y cuando se busca únicamente satisfacer una ansiedad, no es necesaria esa relación exclusiva. Entonces el sexo está fuera de su contexto y el modo como se satisface la ansiedad es secundario. Entonces, la relación entre personas no tiene importancia, basta con la fisiología (lo corporal). Cuando la sexualidad está integrada en todas sus dimensiones afectivas y personales, tiende a la exclusividad. La intimidad sexual requiere la intimidad personal y al revés.

        El enamoramiento correspondido crea un pacto y cuando ese pacto se formaliza, cuando un hombre y una mujer se comprometen a compartir todo de manera estable,  una nueva realidad: surge el matrimonio.

Diablo: ¡No vayas!, el que va a saber encerrado en una iglesia, seamos relistas no tienen ni idea.

Ángel: Depende del tipo de problema que sea,  hay problemas que un buen amigo puede ser el mejor consejero, pero hay otros que pertenecen a la conciencia e intimidad de la persona que es mejor que lo sepa sólo un sacerdote.

         El sacerdote ha consagrado su vida para siempre a Dios y ha dejado todo para servir a los demás, esa es su vida;  sería tonto pensar que fuese él quien peor nos aconsejara.

         En temas de conciencia, graves o situaciones de noviazgo, un amigo siempre nos aconsejará, lo que él haría (lo mejor, o lo que todos hacen). Hay que tener en cuenta que el sabe  que, muchas veces, si no nos dice lo que queremos escuchar puede perder nuestra amistad. y por último, si el tiene parte en ese problema y nosotros no lo sabemos no sería del todo objetivo.

Diablo: La misa es una invención de los curas para no quedarse sin trabajo.

Ángel: Los cristianos tenemos el día para estar con Dios y los demás hermanos; este día es el Domingo, los judíos el sábado, y los musulmanes el viernes. Los cristianos hemos elegido el domingo porque fue el día que resucito Cristo y se apareció a los apóstoles.

         Hay que ir a Misa, porque como las familias todos nos reunimos, (cristianos) para estar cerca de Dios, decirle como va nuestra vida y lo que necesitamos, como un hijo hace con sus padres de sangre y recibir su ayuda a través de la Comunión. El tercer mandamiento de la ley de Dios es “Santificar las fiestas”, esto incluye, no trabajar – descansar – y dar culto a Dios (Misa los cristianos).

Diablo: ¡Qué, vas aprendiendo!

Ángel: Como existe un Bien (Dios), hay un mal (satán), los que obran mal son favorecidos muchas veces por aquel a quien sirven, no nos engañemos. Esas personas puede que no tengan problemas, pero,¿son felices?. Un matrimonio puede ser generoso y tener hijos, tendrán trabajos, sacrificios, dificultades;  y otro matrimonio prefiere vivir sin hijos egoístamente, quien de las dos parejas es más feliz. ¿las dos?, puede ser, pero el que tiene hijos no cambiaría ni un solo minuto de su vida sin hijos por la “felicidad” del otro matrimonio. La cuestión es que entendemos por felicidad: no tener problemas, enfermedades, dificultades, esa felicidad es irreal, la verdadera es saber que eso nos puede pasar, pero que tiene un sentido después de la venida de Cristo.

Diablo: Por que estoy seguro de que eres una buena persona, ¡cambia!

Ángel: Dios no castiga. La muerte, el trabajo con cansancio, y el sufrimiento lo ha provocado el hombre con el pecado original, una prueba que era descubrir nuestro corazón, el amar  a Dios o nuestra soberbia, el hombre antes y ahora tristemente se busca a sí mismo y se olvida de quien lo ha creado. Mucho del dolor humano lo provocamos nosotros: guerras, hambre, destrucción, injusticias. ¿Por qué Dios tiene la culpa, cuando yo muchas veces cooperó a ese mal?.

Diablo: Dios no existe, si no haría algo por ellos y la iglesia como es una usurera, su riqueza y su dinero es para ella.

Ángel: Es curioso como para lo malo pedimos cuentas a Dios, pero para las cosas que salen bien, son los hombres, quien las provocan. Dios hace mucho por el bien, pues ha dejado a unos hombres (cristianos) otros Cristos, para que pongan paz en el mundo, sacien a los hambrientos, y visiten a los cautivos, y ha dejado una gran sociedad la Iglesia para que administre una gran ayuda, para que esos hombres no se cansen (la Gracia), a través de los sacramentos. Es más, el se da  su cuerpo a comer para ayudarnos, permanece en el Sagrario para escucharnos ¿qué más puede hacer?. Tal vez los hospitales, orfanatos, asilos, dispensarios, que tiene por todo el mundo y que son atendidos por cristianos (Madre Teresa de Calcuta).

         ¿Pero los cristianos no son así? Es verdad, pues tú y yo todavía nos queda mucho para ser auténticos Cristos.

He pasado toda mi vida cumpliendo lo que me ha mandado Dios, rezar, ir a misa… ¿Por qué cada vez voy a peor?

Diablo: Llevas toda la vida haciendo las cosas mal, olvídate de eso y vive tu vida, ya verás como todo cambia.

Ángel: ¿Cómo he hecho las cosas? ¿Conozco lo que tengo que hacer?,¿lo hago libremente o por qué me obligaron?, ¿Amo lo que hago? De la misma forma que me esfuerzo en un entrenamiento, o toco un instrumento musical, o recito una canción que me gusta...

         Por repetir un papel de Cine no significa que lo haga bien. Los actores pueden repetir mil veces una escena, pero sólo será perfecta cuando le pongan corazón y sentimiento. Nosotros lo hacemos cuando rezamos.

Diablo: El único camino bueno para dios es hacerte sufrir y te ofrece la felicidad en otra vida que no existe.

Ángel: Pertenece a la perfección de la libertad el poder elegir caminos diversos para llegar a un buen fin. Pero inclinarse por algo que aparta del fin bueno –en eso consiste el mal – es una imperfección de la libertad.

         Ser libre no significa estar por encima de la ÉTICA, y la INMORALIDAD nuca debe defenderse, en nombre de la libertad, pues entonces tampoco podríamos condenar inmoralidades como el asesinato, la mentira o el robo. El camino que Dios nos ha dado es el bien, ese es su camino, la verdadera libertad.

Diablo: Para castigar a la gente que hace las cosas mal en esta vida. Si sufres yo estoy cerca.

Ángel: Tras la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf. Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf. Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado Satán o diablo (cf. Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios.

         La Escritura habla de un pecado de estos ángeles (2 P 2,4). Esta "caída" consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: "Seréis como dioses" (Gn 3,5). El diablo es "pecador desde el principio" (1 Jn 3,8), "padre de la mentira" (Jn 8,44).

         La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama "homicida desde el principio" (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre (cf. Mt 4,1-11). "El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.

         Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños -de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física- en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8,28).

Diablo: Porque es un cobarde y no da la cara.

Ángel: Dios si habla a los hombres, pero normalmente no lo hace en nuestro lenguaje; el lo hace  a través de la oración, dentro de nuestro corazón, en las  personas que nos rodean, y en los acontecimientos de nuestra vida. Un novio no hace falta que le hable su novia, pues el enamorado con los gesto o con los ojos, es capaz de saber lo que piensa o quiere  quien ama. Así es el lenguaje de Dios, el Amor.

Diablo: Toma ejemplo, que más quieres.

Ángel:

 Cuando buscamos la felicidad en no hacer nada y no comprometernos buscamos lo fácil no la Felicidad.

          La felicidad de unos novios o un matrimonio, no está, en que nunca van a tener problemas por haberse conocido, o que su vida desde ese momento va a ser perfecta. NO .

          Su felicidad radica, en que pase lo que pase se tienen el uno al otro, los problemas podrán ser mayores, enfermedades, incomprensiones, etc.; Pero sienten la cercanía de la persona a la que aman y es amada. Esto tampoco implica que tendrán menos trabajos y la vida va ha ser más fácil, muchas veces se complica, salir del trabajo corriendo ir a casa cambiarse y recoger a la novi@, salir cuando a un@ no le apetece, etc.

          La Fe da sentido a mi vida pero no va evitarme la misma vida y su complicaciones como tampoco sus alegrías. Lo que me exige a mí la fe, como ir a misa, parte de mí convicción como cristiano, no por una obligación sino por agradecimiento a aquel que dio su vida por mí.

 

¿Por qué los sacerdotes tienen que hablar  de la vocación a todos?

          Por qué los sacerdote tienen la misión, como todos los cristianos, de anunciar el Reino de Dios, pero de una manera especial buscar esos trabajadores para la viña del Señor, está claro que cuando a un joven se le plantea la vocación hay en el una serie de cualidades y virtudes  que Dios le ha dado y que tal vez, digo tal vez, sean el comienzo de una vocación, el sacerdote anima, ayuda y acompaña a estos jóvenes, pero son ellos, siempre desde su libertad y búsqueda de la vocación quienes encontrarán la respuesta.

          ¿Te imaginas a un pintor, que observando una exposición de nuevos talentos, viendo una obra muy buena, no preguntase quien la hecho para no interferir en la futura vocación de ese joven?. No nos engañemos, quien ama  lo que hace y cree, lo comunica, pues sabe que otros serán felices encontrando su camino, sea cual sea.

 

Diablo: Claro, dudas de mí. Si quieres te ayudo por un módico precio (tu alma)

Ángel:  Todas las formas de adivinación deben rechazarse: recurso a Satán o a los

demonios, evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone "desvelan" el porvenir (cf Dt 18,10; Jr 29,8). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a "mediums" encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de conciliarse los poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.

         Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar las potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro o recurren a la intervención de los demonios. El llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legitima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo.

Diablo: Claro, ¿qué quieres saber?

Ángel: Dios puede revelar el porvenir a sus profetas o a otros santos. Sin embargo, la actitud

cristiana justa consiste en ponerse con confianza en las manos de la Providencia en lo que se refiere al futuro y en abandonar toda curiosidad malsana al respecto. La imprevisión puede constituir una falta de responsabilidad.

Diablo: cuando lo llevas, te proteges de mí. Vale cualquier cosa.

Ángel: Es un objeto al que se le atribuye alguna virtud sobrenatural. Hay personas que los utilizan pensando que llevando este objeto se verán libres de cualquier mal y tendrán buena suerte. El motivo que se utilicen es muchas veces por el desconocimiento sobre la realidad sobrenatural que sí existe y se ha manifestado a los hombres.

         Decía CHÉSTER TON: “No creer en Dios no significa no creer en nada, significa creer en todo”.

Diablo: Puedes hacer magia par vengarte, claro.

Ángel: Las personas, hemos transformado el lenguaje para justificar nuestra forma de ser o de obrar, sin embargo la realidad no cambia, ¿magia blanca?; habría  que decir, fuerza de Dios, poder de un Dios que es Padre y actúa en nuestras almas a través de la Gracia, es lo que ha

sucedido a través de los siglos y así nos lo relatan las Sagradas Escrituras, en los Santos, personas entregadas a Dios donde se hace realidad aquello que dice S. Pablo: “no soy yo quien vive, sino es Dios quien viven en mí”.

Diablo: Porque no son lo suficientemente hombres como para ligarse con una mujer.

Ángel: Por que la libertad implica que yo puedo escoger en la vida, el matrimonio la vida célibe (no casarme); la libertad es para todos, y los sacerdotes  escogiendo libremente el estar célibe, optan por esta vida para poder servir mejor y siempre a quien han entregado su corazón. ¿Quién se casaría con una persona que le dice que ama, pero también ama a otra persona?.

         Muchos renuncian a todas la mujeres por una, el sacerdote renuncia también  a esa porque  ha encontrado su felicidad en Dios. También sería bueno recordar que hay otras religiones que valoran este estado, los monjes tibetanos, hoy tan valorados por todos, su vida es el celibato. ¿Por qué?.

Diablo: Salvar el qué, después de esto no hay nada más.

Ángel: No. Pues quien dice querer a otra persona tiene que tener unos actos que reflejen lo que dice.

         El apóstol Santiago nos dice que la fe sin obras es una fe muerta: “¿De que sirve, hermanos míos, que alguien diga: tengo fe, si no tiene obras? (San 2,14)”

         La fe nos tiene que llevar a manifestar lo que éramos en nuestra vida, ¿De que valdría que cristo hubiese hablado de las Bienaventuranzas si no perdonase a sus verdugos, no curase a los pecadores o hubiese mentido   ante la pregunta de Pilato que le supuso la muerte: ¿tu eres rey?.   “Obras son amores y no buenas razones”.

Diablo: Yo estoy en todas partes, soy el más poderoso.

Ángel: El mal huye del bien (Dios), es bastante difícil por no decir imposible; pero el diablo se vale de mil formas e incluso de personas que le sirven para llegar allí done el no puede llegar.

Diablo: Porque es así de injusto.

Ángel: ¿Donde está la belleza?. Por supuesto que el físico es importante, pero por encima de eso está la persona en sí sus virtudes, personalidad, su fe. ¿Por qué Dios tiene culpa de algo por qué depende de los genes?¿y el que es guapo?.

         Ha habido en la historia personas no muy agraciadas físicamente, pero los que les rodeaban veían en ellas algo “bello”. La Madre Teresa de Calcuta, tampoco era una “gran modelo” pero todo el mundo admiraba su belleza. ¿Belleza?, su interior, la capacidad de darse y sufrir para que otros fuesen felices.

         Los externo nunca suplirá lo interno, pero lo interno siempre suple lo externo.

Diablo: Deja de pedírselo, no te va a hacer ni caso. A cambio de tu alma te la doy yo.

Ángel: ¿Es esa tu vocación?. Si así es, tranquilo. La vida es como un gran supermercado, done nosotros  tenemos que escoger. Pero a veces nos pasa lo mismo que cundo compramos queremos llegar y llenar el carro de la compra. No todas las “gangas” don buenas ni el mejor producto está a nuestro alcance. Es la paciencia y nuestro juicio quien determina que nos llevaremos.

         El noviazgo es algo muy serio con lo que no debemos jugar  y sobre todo saber que la persona que llamamos mi novi@, pueda ser el día de mañana mi espos@.

         Si realmente quiero tener un buen novi@, debo comportarme como una persona adulta y demostrarlo en mi conducta, pasarlo bien un fin de semana lo hace cualquiera, no supone esfuerzo; el respetar a la otra persona, significa revelarnos como alguien distinto y un domino de uno mismo muy grande.

          ¿Por qué Dios no te ayuda?.  Has pensado que, tal vez, ya lo está haciendo y tú no te has enterado, porque  te buscas a ti mismo.

Diablo: Una forma de comunicarse con los muertos, si quieres hablar con ellos hazlo.

Ángel: Una tabla que contiene las letras del abecedario y que fue construida para hablar con los espíritus.

         El tema de la superstición ya  ha sido tratado en otra pregunta anterior. Pero sí recordar que ya en el A.T. antes de la venida de Cristo (s. XII a.C.) en el libreo del Deuteronomio se nos recuerda:

         “ que nadie de vosotros practique la adivinación, ni el sortilegio, ni pretenda predecir el futuro, ni consulte adivinos, ni  a los que invocan espíritus, ni consulte a los muertos (espiritistas) (Dt 18,9-12)”.

Diablo: las personas tienen tendencias sexuales diferentes.¿Qué hay de malo en eso?

Ángel:     

    La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece ampliamente inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19,1-29; Rm 1,24-27; 1 Co 6,10; 1 Tm 1,10), la Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados" (CDF, decl. "Persona humana" 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una complementariedad afectiva y sexual verdadera. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

         Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor, las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

         Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante las virtudes de dominio, educadoras de la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

 

Diablo: Algo malo harán,¿no?

         ¿qué es la Calumnia?: El respeto de la reputación de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra susceptible de causarles un daño injusto. Se hace culpable.

-         de juicio temerario el que, incluso tácitamente, admite  cooverdadero, sin tener para ellos fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo;

-         de maledicencia el que, sin razón objetivamente válida, manifiesta los defecto y las faltas de otros a personas que los ignoran (si 21,28).

-         De calumnia el que, mediante palabras contrarias a la verdad, daña la reputación de otros y da ocasión ajuicio falsos respecto a ellos.

¿Pero, por qué se Calumnia?:

    La envidia es un pecado capital. Designa la tristeza experimentada ante el bien del prójimo y el deseo desordenado de poseerlo, aunque sea indebidamente. Cuando desea al prójimo un mal grave es un pecado mortal:

 

     San Agustín veía en la envidia el "pecado diabólico por excelencia" (ctech. 4,8). "De la envidia nacen el odio, la maledicencia, la calumnia, la alegría causada por el mal del prójimo y la tristeza causada por su prosperidad" (s. Gregorio Magno, mor. 31,45).

    Después de entender por qué se calumnia y que es la calumnia da igual a quién, pero muchas veces, hay que decirlo, el mal procura siempre hacer el mayor daño posible, pues ese es su fin; como el bien intenta hacer el mayor  posible.

Diablo: porqué es todo un montaje para engañar a los hombres.

            El mismo Cristo es la fuente del ministerio en la Iglesia. El lo ha instituido, le ha dado autoridad y misión, orientación y finalidad:

          Cristo el Señor, para dirigir al Pueblo de Dios y hacerle progresar siempre, instituyó en su Iglesia diversos ministerios que está ordenados al bien de todo el Cuerpo. En efecto, los ministros que posean la sagrada potestad están al servicio de sus hermanos para que todos los que son miembros del Pueblo de Dios...lleguen a la salvación (LG 18).

          "¿Cómo creerán en aquél a quien no han oído? ¿cómo oirán sin que se les predique? y ¿cómo predicarán si no son enviados?" (Rm 10, 14-15). Nadie, ningún individuo ni ninguna comunidad, puede anunciarse a sí mismo el Evangelio. "La fe viene de la predicación" (Rm 10, 17). Nadie se puede dar a sí mismo el mandato ni la misión de anunciar el Evangelio. El enviado del Señor habla y obra no con autoridad propia, sino en virtud de la autoridad de Cristo; no como miembro de la comunidad, sino hablando a ella en nombre de Cristo. Nadie puede conferirse a sí mismo la gracia, ella debe ser dada y ofrecida. Eso supone ministros de la gracia, autorizados y habilitados por parte de Cristo. De El reciben la misión y la facultad [el "poder sagrado"] de actuar "in persona Christi Capitis". Este ministerio, en el cual los enviados de Cristo hacen y dan, por don de Dios, lo que ellos, por sí mismos, no pueden hacer ni dar, la tradición de la Iglesia lo llama "sacramento". El ministerio de la Iglesia se confiere por medio de un sacramento específico.

          Cristo, al instituir a los Doce, "formó una especie de Colegio o grupo estable y eligiendo de entre ellos a Pedro lo puso al frente de él" (LG 19). "Así como, por disposición del Señor, San Pedro y los demás Apóstoles forman un único Colegio apostólico, por análogas razones están unidos entre sí el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, y los obispos, sucesores de los Apóstoles "(LG 22; cf. CIC, can 330).

           El Señor hizo de Simón, al que dio el nombre de Pedro, y solamente de él, la piedra de su Iglesia. Le entregó las llaves de ella (cf. Mt 16, 18-19); lo instituyó pastor de todo el rebaño (cf. Jn 21, 15-17). "Está claro que también el Colegio de los Apóstoles, unido a su Cabeza, recibió la función de atar y desatar dada a Pedro" (LG 22). Este oficio pastoral de Pedro y de los demás apóstoles pertenece a los cimientos de la Iglesia. Se continúa por los obispos bajo el primado del Papa.

          El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, "es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles "(LG 23). "El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad" (LG 22; cf. CD 2. 9).

"Los laicos tienen como vocación propia el buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales y ordenándolas según Dios... A ellos de manera especial les corresponde iluminar y ordenar todas las realidades temporales, a las que están estrechamente unidos, de tal manera que éstas lleguen a ser según Cristo, se desarrollen y sean para alabanza del Creador y Redentor" (LG 31).

          La iniciativa de los cristianos laicos es particularmente necesaria cuando se trata de descubrir o de idear los medios para que las exigencias de la doctrina y de la vida cristianas impregnen las realidades sociales, políticas y económicas. Esta iniciativa es un elemento normal de la vida de la Iglesia.

         Esta realidad que es la Iglesia se ha vivido desde el principio: sólo recordar en la resurrección como llegando S. Juan al Sepulcro, espera a que llegue S. Pedro, y es este quien entra primero a comprobar la resurrección de Cristo.

          Recordamos también cuando surgen problemas entre ellos es la Iglesia (los apóstoles y S. Pedro a la cabeza), quienes tienen que decidir y dar soluciones a los problemas planteados (Hech 15,1ss).

          Discurso de San Pedro (Hech 15, 7) : “ Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que....” dice entre y no como vosotros, él es un escogido  para una función determinada, jefe y custodio de la iglesia.

 

Diablo: porque está muy ocupado ayudando a otros que no creen.

           El apóstol Santiago dice, por que no pedimos, por que pedimos mal, o por que no pedimos lo que nos conviene.

           Por otra parte, el tener fe significa fiarnos de Dios, sabiendo que El nos dará siempre lo que es mejor, Cristo sufre la Cruz, El no quería morir, pero acepta la voluntad de su Padre Dios, esa es la vida del cristiano.

          De todas formas el misterio del dolor y sufrimiento está dentro de esa revelación que Cristo hace a los hombres, pero que no acabamos de comprender, el dolor redime y nosotros podemos ayudar a redimir el mal del mundo con nuestros sufrimientos si los ofrecemos a Dios, como El mismo nos enseñó. Sólo entenderé lo que significa el sufrimiento cuando de mi vida generosamente; cuando yo muera (a mi mismo, a mi egoísmo) para que otr@ pueda vivir.

 

Diablo: la iglesia se equivoca en todo, a medida que el mundo avanza y se da cuenta de que es un fraude pierde adeptos.... Tu decides.

                La Iglesia, en todo lo que se refiere a la fe, no puede y nunca se ha equivocado, ahí están los dogmas, XXI siglos y son los mismos, otra cosa puede ser las normas externas de conducta o de la vida de la Iglesia, que también habría que decir, que no es que se equivoque, sino que muchas situaciones cambian con la sociedad y los tiempos, por ejemplo, la forma de administrar los sacramentos,  la música, la organización de una parroquia etc. También hay que distinguir, que yo, como cristiano puedo equivocarme, pero me equivoco yo, no la Iglesia.

              Para mantener a la Iglesia en la pureza de la fe transmitida por los apóstoles, Cristo, que es la Verdad, quiso conferir a su Iglesia una participación en su propia infalibilidad. Por medio del "sentido sobrenatural de la fe", el Pueblo de Dios "se une indefectiblemente a la fe", bajo la guía del Magisterio vivo de la Iglesia (cf.LG 12; DV 10).

          La misión del Magisterio está ligada al carácter definitivo de la Alianza instaurada por Dios en Cristo con su Pueblo; debe protegerlo de las desviaciones y de los fallos, y garantizarle la posibilidad objetiva de profesar sin error la fe auténtica. El oficio pastoral del Magisterio está dirigido, así, a velar para que el Pueblo de Dios permanezca en la verdad que libera. Para cumplir este servicio, Cristo ha dotado a los pastores con el carisma de infalibilidad en materia de fe y de costumbres.

 


Déjanos aquí tus preguntas: